Nuestra historia

En el año 1946, luego de la segunda guerra mundial, llega a Tandil una familia de inmigrantes, encabezada por Fidel Cardinale, para radicarse en la ciudad e iniciarse en la construcción. De esta familia nacen Francisco y Luis Cardinale.
Luis Cardinale, dedicado a la construcción desde su inicio, se asocia con Ignacio Diez creando la empresa constructora Cardinale y Diez. Es así que, con todos estos antecedentes familiares, Gustavo, hijo de Luis Cardinale e ahijado de Ignacio Diez, luego de recorrer un camino dedicado al transporte que había iniciado en el año 1992, alentado por una ciudad que crecía y demandaba más y mejores servicios de traslado, decide crear otra empresa avalado por sus conocimientos en transportes. Así nace Markal Hormigonera.
La flota de la compañía de transporte estaba formada en ese entonces por camiones volcadores, tolvas de cemento y equipos cerealeros, que Gustavo pone a disposición de la nueva hormigonera. De esa forma, se aporta a la construcción una oferta sustentable y seria que Tandil, allá por el año 2002 estaba necesitando. Siendo de esta forma Pionera en lo que es bombeos de hormigón en altura y en tecnología en todo lo referido a este rubro.

La creación de una empresa es parte del acervo cultural de muchos pueblos. Es parte de la acción legítimamente intencional del hombre para mejorar y progresar, al hacerlo se adquiere una responsabilidad para mantenerla y consolidarla en el tiempo.
A partir de allí, todos aquellos involucrados directa e indirectamente con su desarrollo tendrán la posibilidad de hacer sus proyecciones en función de su calidad de vida.
Crear una empresa podrá ser un acto individual pero su devenir y sus resultados son definitivamente colectivos. Es así que, cuando nace una empresa, nace un empresario que asume una opción de vida y que involucra también las opciones de vida de quienes lo acompañan.

Luego de la crisis del 2002, Tandil demandaba una propuesta seria en hormigón elaborado, donde haya aporte a nivel empresa y con un responsable control de calidad. Así es que, en plena recuperación de la crisis económica argentina, Markal comienza a levantar su planta elaboradora de Hormigón.

Markal Hormigonera cuenta con el apoyo y asesoramiento de empresas del rubro como Pavisur, Pavi, Cementos Avellaneda, ésta última fundada en 1940 y que lidera el sector de cemento. Además del asesoramiento de laboratorios y técnicos de la UNICEN.

–“Todas las hormigoneras producen hormigones, pero la única en la Provincia de Buenos Aires que lo hace con certificación ISO 9001 desde el año 2006 es Markal Hormigonera S.A “– menciona Gustavo, –“Nosotros tenemos doble control, en primer lugar, el nuestro, verificando todas las entregas propias mediante la extracción de muestras (probetas), bajo norma IRAM y posterior ensayo a los 28 días para informar al cliente la resistencia lograda en cada una de las entregas, siendo en Tandil la única Hormigonera con Laboratorio propio. Y por otra parte poseemos el control externo de un organismo como el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), al cual convocamos para que nos controle y certifique el proceso de elaboración y entrega en obra de nuestros productos”.– agrega el titular de la empresa.

–“De esta forma, podemos dar seguridad y garantía de nuestros hormigones porque somos conscientes que de nuestra calidad depende todo el éxito de la obra”.– termina diciendo el titular de la empresa.

Nuestro equipamiento

Ponemos a su disposición el mejor equipamiento.

  • 10 equipos Mixer Hormigón entre los cuales contamos con 4 semis de 10 mts3 cada uno.
  • 3 Bombas de Hormigón.
  • 1 bomba Putzmeister con pluma de 24 mts.
  • 1 Mixer bomba marca Marota de pluma especial para bombeos chicos en altura.
  • 1 bomba de arrastre para bombeos en edificios de zona céntrica, debido a que no ocupa demasiado lugar.
  • 20 equipos volcadores propios.
  • 5 Tolvas de cemento de larga distancia con las cuales proveemos nuestro propio transporte.