Productos

Se considera convencionales a aquellos hormigones cuyas especificaciones sólo consideran parámetros básicos de resistencia, trabajabilidad y TMN del agregado grueso dentro de los usos corrientes en el mercado por lo que no requieren un desarrollo especial para su diseño. En la siguiente tabla se indican las categorías vigentes según el Reglamento CIRSOC 201 vigente.
Son hormigones cuya resistencia especificada supera los 40 MPa. Estos hormigones son especialmente utilizados en columnas de edificios de gran altura permitiendo al diseñador minimizar la superficie ocupada por las columnas con evidentes ventajas arquitectónicas.
En muchos casos, además de alta resistencia, algunos hormigones presentan requisitos de durabilidad muy exigentes que sólo pueden satisfacerse con diseños que requieren un largo desarrollo previo. Para eso, los hormigones de Markal Hormigonera cuentan con el apoyo del Laboratorio técnico que cuenta con el equipamiento y equipo técnico de su gente para realizarlo. Estos hormigones son típicamente utilizados en obras de ingeniería que prevén una larga vida útil de la estructura con mínimo mantenimiento.
Son hormigones que desarrollan muy rápidamente su resistencia y permiten la habilitación temprana de la estructura o elemento hormigonado. Estos hormigones suelen ser utilizados pavimentos. Generalmente, se especifican resistencias efectivas a cumplir a una determinada edad por lo que requiere de estudios previos que consideran las condiciones ambientales previstas al momento del hormigonado, además del uso de aditivos especiales previamente probados en ensayos de laboratorio para garantizar su efectividad. Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos vigentes, y la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Son hormigones que tienen la capacidad de absorber bajas tensiones de tracción y deformarse evitando el riesgo de figuración temprana del hormigón por contracción. La incorporación de fibras mejora su resistencia al agrietamiento y la fisuración, su resistencia a la flexión y al impacto, una mayor durabilidad e impermeabilidad, permitiendo así alcanzar todo su potencial. Se utiliza principalmente en pisos, pero también puede ser adecuado para todo tipo de estructuras ya que la fibra le aporta propiedades mecánicas que colaboran con la durabilidad del hormigón.
Se trata de hormigones que poseen baja “penetrabilidad” al agua a presión y, eventualmente, a algún otro mecanismo de potencial ingreso de agua al hormigón. El uso de estos hormigones suele restringirse a obras hidráulicas, piletas, sótanos y todos aquellos hormigones potencialmente sometidos a agua a presión. Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos vigentes, y la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Estos hormigones generalmente presentan densidades menores de 2.000 kg/m3 y pueden ser estructurales o no estructurales. Los usos más frecuentes son para reducir peso de las estructuras o servir de aislantes (térmicos y acústicos). Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos y adiciones vigentes, y/o la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Se trata de hormigones que son bombeados y proyectados sobre una superficie a través de equipos de gunitado. Estas mezclas requieren propiedades especiales, sobre todo, referidas a la productividad de la operación y el control de desperdicio de material. Uso típico, estabilización de taludes, tuneles y construcción de tanques y piscinas. También se usa en ciertos trabajos de reparación.
Estos hormigones presentan la particularidad de transportados al lugar de colocación a través de cañerías donde el material es impulsado por una bomba diseñada a tal fin. Estos hormigones son diseñados para fluir a presión evitando el bloqueo de cañerías trabajando en condiciones normales. El uso de estos hormigones es típicamente al hormigonar edificios en altura aunque puede ser utilizado en muchas otras aplicaciones como pilotes, sótanos o lugares de difícil acceso.
Se trata de hormigones a los que se les agrega aditivos específicos para acelerar el proceso de fraguado del hormigón convencional. Se utilizan pricipalmente para elementos premoldeados no estructurales, o para pisos donde se requiere acelerar las tareas de terminación, principalmente en épocas invernales, o con bajas temperaturas. Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos vigentes, y la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Se trata de hormigones a los que se les agrega aditivos específicos para retrasar el proceso de fraguado del hormigón convencional. Se utilizan pricipalmente en hormigones a distancia, o que requieren de mayor tiempo de descarga para ser colocados en cada elemento estructural, y para las tareas de terminación. Principalmente su uso se recomienda en verano. Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos vigentes, y la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Se trata de hormigones con riesgo de estar sometidos a ciclos de congelación y deshielo, u hormigones en tiempos invernales por debajo de -4°C. Se requiere encargarlos con adecuada anticipación para garantizar el stock de aditivos vigentes, y la realización de pruebas previas de ajuste, en caso de ser necesario, de acuerdo al requerimiento de cada obra.
Si bien no se trata de un hormigón ya que es básicamente un mortero con altos contenidos de aire, el RDC (relleno de densidad controlada) puede reemplazar suelo con niveles de resistencia y densidad adecuados. Estos hormigones generalmente se solicitan por contenido de cemento pero, una especificación más sofisticada puede realizarse por resistencia y densidad.